La encuesta

lunes, 14 de febrero de 2011

Mistura 2011: El Perú desde una nueva visión


Poco o mucho esfuerzo demanda el tener sueños y convertirlos en una visión de la realidad, querer transformar el infortunio que nos concreta el desorden y el caos en el que vivimos. Parece ser que los chefs, una especie que se creía en peligro de extinción han venido a aportar frescura y dinamismo a la escena nacional, contribuyendo con la creatividad de la que hacen gala inherentemente para buscar nuevos enfoques que permitan construir una visión del país.

Y no se trata solamente de buscar mejoras en lo gastronómico para asegurar también mejoras económicas. De hecho, ese gran salto hacia la responsabilidad social, característica de las nuevas generaciones de profesionales, es lo que ha permitido que sean advertidos como portadores de aires nuevos y ser respetados en su opinión, aporte y desempeño.

Si algo hay en una cocina -o al menos debería- es orden, limpieza, organización, resultados. Si tan solo conseguimos transformar esa forma de trabajo y de ser al menos a algunos rubros de nuestras actividades nacionales, habremos logrado gestar un verdadero cambio. De eso se trata.

La gente joven que hace Mistura, la Feria Gastronómica Internacional de Lima -que ya prepara su cuarta edición para setiembre 2011-, está absorta en el esfuerzo no solo de sacar adelante el proyecto anual de montar una feria de ese tamaño sino en asegurar que la ruta trazada se mantenga, se consolide y enrumbe al país en la ruta correcta.

El trabajo de consolidación de nuestro nombre nacional como cocina de aspectos mundiales a ser considerados como propios y de natural expansión ya se ha venido dando desde hace algunos años. Y es que no es fácil, no se puede pretender que de la noche a la mañana la autopostergación en la que nos encontrábamos cambie de actitud hacia una personalidad y seguridad más logradas. En esa tarea encontramos de todo, desde los que trabajaron desde abajo esforzándose por su propia propuesta culinaria hasta los que en el camino de su natural desarrollo empresarial encontraron la veta precisa del ascenso. Lo cierto es que ese camino ya ha ido andándose hasta que en la actualidad la gastronomía peruana es ya reconocida por cercanos y ajenos, desde las cocinas regionales de nuestro continente hasta las convenciones europeas más exquisitas y exigentes.

La APEGA sigue teniendo, en ese sentido, un rol conductor muy elogiable. Ahora, la visión está enfocada a lograr el despegue del Perú en el turismo, para lo cual temas claves como la propuesta gastronómica, la consolidación de Mistura como eje amalgamador, los atractivos culturales y los monumentos históricos, los ingredientes de una parihuela turística que nos colocará en una línea inalcanzable para los competidores, porque ningún otro como el Perú cuenta con una despensa tan rica y variada ni un mar tan generoso como el de Grau.

Desde todos los rincones ya se afirma que Mistura es el medio idóneo para seguir consolidando ese esfuerzo, esfuerzo anónimo de muchos cocineros y maestros a lo largo de los años de la más férrea tradición y del gusto más depurado. Ese es el Perú, una parihuela de dedicaciones y visiones.

¡Y nosotros vamos a poner el hombro! ¿Y Ustedes?
Publicar un comentario

Avisos de interés