La encuesta

viernes, 8 de enero de 2010

Un sueño hecho de aromas y esfuerzo: La Olla Peruana


El documental de Ernesto Cabellos, De Ollas y Sueños, exhibido muy poco tiempo en algunas de las salas limeñas (sólo fue exhibido en la cadena Cineplanet entre el 10 y el 16 de diciembre del año pasado), es un asunto que debería tratarse con cuidados y deleites nacionales, no sólo porque habla sencilla y directamente de nuestra cocina sino porque, además, enfatiza en la atención que merece de parte de todos los operadores y comensales como un tema de envergadura y no simplemente como el arte de cocinar y el talento para el buen comer.


 
Del documental se advierte como líneas rectoras el arduo empeño en el que se embarcan peruanos de todas partes para sobrevivir en un mercado tan agresivo y caprichoso como es el la gastronomía regional, cuando se ha elegido a la cocina como medio de subsistencia. Más allá de la base del esfuerzo se halla la compleja línea de creatividad que debe atravesarse para que los que ya están en alguna medida insertados en el mundo gastronómico puedan siempre ofrecer algo nuevo y distinto a sus comensales, dentro o fuera de la delgada línea que significa la fusión como elemento preponderante de los tiempos actuales.




Otro de los tópicos que aborda inteligente el documental es el compromiso sincero y honesto que debe emprenderse por parte de las huestes actuales de cocineros como de las generaciones venideras, en pleno proceso de formación actualmente, y que serán los comandantes de la revolución cultural peruana de la primera parte del presente siglo a partir de su presencia culinaria.



De alguna manera, mensajes personales que se dejan entrever en ciertos pasajes de la película refuerzan la idea y postulado lanzado desde este Blog en su génesis y que constituye ya ontológicamente su razón de ser: La sistematización de la cocina peruana, a partir de las experiencias y mejores resultados de los cocineros tradicionales y que permita perennizar nuestras recetas más clásicas para la posteridad, exportando en ese momento nuestro conocimiento gastronómico al mundo, completando así la expansión cultural de nuestras naciones peruanas. Y hable ex profesamente de conocimiento, de exportación y de naciones peruanas.


Visto desde la perspectiva del realizador, el documental incluye la experiencia gastronómica de peruanos en lugares como Ámsterdam, Londres y Nueva York, e interpreta a su manera el desarrollo de la cocina peruana en lugares muy distintos como restaurantes de lujo, carretillas en medio de las ciudades o a orillas del río Amazonas. La experiencia vivida por el cineasta peruano ha sido tan gratificante que ha mostrado su intención de continuar con esta temática y se anima a trabajar en el tema del ají, que sería el motivo de su siguiente documental.

El mensaje que deja, sin embargo, es de cierta predisposición a regresar sobre los mismos puntos iniciales de los cuales parte el análisis, los mismos personajes y las mismas premisas. En la coda final del documental no queda sino la sensación de que luego de la interesante y bien tratada travesía regresamos al Perú, a la mesa ecuménica donde los más excluyentes y culminantes hacedores deciden las pautas a seguir. Pero no se percibe a todos los que tienen que decir y opinar, con tanta o más razón que los partícipes. El planteamiento de visión no debería excluir a nadie de la discusión.


Visitar



De Ollas y Sueños (Avance) from Guarango on Vimeo.



Publicar un comentario

Avisos de interés