La encuesta

martes, 5 de octubre de 2010

Chilenos cada vez más fanáticos de la comida peruana

Cuesta todavía un poco darse cuenta del enorme auge de la comida peruana, pero obviamente no dentro de nuestras fronteras sino fuera de ellas que es donde realmente se puede probar y demostrar en los hechos cómo es que puede llegara a calar tan hondamente en el gusto de un grupo humano, grupo que por si fuera poco está acostumbrado a sus propias tradiciones culinarias, muchas veces no solo disímiles, incluso opuestas en condimentos y picores.

Como parte de un estudio completo de la presencia gastronómica peruana en nuestro vecino y amigo país del sur, Chile, adelanto esta primera entrega con algo para la reflexión, a partir del estudio de la realidad chilena, básicamente de Santiago que es donde más restaurantes peruanos hay, y de la opinión de los propios comensales chilenos que desbordan en comentarios y halagos para nuestra propuesta culinaria.



Y como efecto inmediato, de la mano de la comida peruana, los chilenos se han dejado maravillar por nuestro pisco, en su forma más común, la del Pisco Sour, no escatimando en comentarios halagüeños para nuestro destilado y su coctel más representativo en el mundo.

El desborde incontenible que ha significado desde hace dos décadas la gastronomía peruana se mide en fuerzas centrífugas y fuerzas centrípetas, qué duda cabe. Y es a partir de lo que se sigue gestando acá que el radio de acción y de influencia hacia otros escenarios va en aumento galopante. Esa es la revolución de la que nos habla Mirko Lauer en su más reciente publicación en torno a este tema.

Sin duda, de la mano de lo culinario va lo empresarial. El saber hacer un negocio es determinante en el camino de un buen chef, se entrecruzan, se necesitan. Por eso es que el boom de la comida peruana está intrínsecamente ligado a un nuevo boom de empresarios arriesgados y dispuestos a la apuesta por esa comida peruana, en sus enfoques tradicional o gourmet, lo importante es poder ofrecer un producto de calidad.



En Chile, algunos señalan que el apogeo se dio a partir de 1989 con El Otro Sitio, un restaurant emblemático del limeño distrito de Barranco, que luego de afianzar su identidad en suelo natal por una década se lanzó a la aventura de abrir un local en Santiago. Hoy su calidad y perseverancia le asignan un privilegiado espacio en las rutas gastronómoicas de predilección peruana en ese país, con 4 locales adicionales y un público seguidor encandilado por su sazón, más bien tirada a lo gourmet y a la fusión, aunque basándose en productos peruanos.

En esa etapa inicial, el gran problema de los empresarios y de los cocineros era el acceso a los insumos e ingredientes peruanos, sin los cuales ningún plato es lo que debe ser, convirtiéndose en un ajeno pero exósito platillo y condenándose al fracaso bajo la marquesina de "cocina peruana". En la actualidad, los mismos emprendedores y la creciente demanda han hecho posible que la presencia de ingredientes peruanos abastezca satisfactoriamente el crecimiento de nuestra propuesta. Esa es la segunda revolución: la de los productos autóctonos.



En este rubro tiene una participación muy especial La Bodeguita Peruana. Esta experiencia resulta más que interesante desde el punto de vista de empresa e importante desde el punto de vista de la presencia peruana en Chile.

Todo comenzó en 1999 gracias a Gianina Gómez Cabrera y Rafael Félix Torrese, quienes tuvieron la iniciativa de cubrir una ingente falencia en el mercado chileno a todas luces floreciente  y expectante para los restauranteros peruanos. Es un momento clave para la gestación de una propuesta innovadora y arriesgada, y una visión de largo plazo claramente definida: la cocina peruana, desde sus orígenes y sus ingredientes únicos, tiene el potencial de convertirse en un boom.



Para todos los gustos

La increíble y cada vez más reconocida gastronomía peruana ya encontró un espacio en el cual puede seguir creciendo y expandiéndose, gracias a la aceptación de los comensales y el excelente mercado de oportunidades que se presenta. Con una oferta ampliamente creciente, la comida peruana en sus dis enfoques, gourmet y tradicional, tiene mucho más por decir en tierras mapochas.

A partir de las opiniones de los propios comensales, está claramente determinado que los favoritos de nuestros vecinos sureños son el pollo a la brasa, el cebiche, el ají de gallina, el lomo saltado y el no menos controvertido pisco sour. Además, tenemos algunos de los mejores sitios que trazan la ruta de la cocina peruana tradicional:

  • El Barandiarán, que tienen en su carta una variada oferta de tacu-tacu y una buena opción de chifa.
  • El Chalán, famoso por su pisco sour y también el ají de gallina.
  • Costa Nazca, que tiene como emblema su ya famoso cebiche.
  • Alto Perú, que ofrece un lomo saltado de trascendencia y recordación.



  • La Casona de Lima, en el que además de la buena comida es célebre el pisco sour.
  • Pantaleón, de donde nadie puede irse sin probar el chupe de camarones o el pollo a la brasa.
  • El Inca, famoso por su lomo saltado.
  • Tentaciones del Inca, requerido y casi obligado por sus tamales y butifarras.
  • Olan II, que ofrece el mejor chaufa de langostinos de Santiago a decir de muchos.
Dentro de la muestra también figuran El Otro Sitio con su lomo saltado y su ají de gallina, y el Alfresco por su cebiche, catalogado como el mejor de Santiago.

Algo que también es de notar es la propuesta de delivery peruano, basado en un concepto novedoso y ágil del delivery, el BO-DELI, con platos frescos, insumos peruanos y la comida misma en la propia casa.

Buen apetito!  





Video gracias a El Comercio
http://elcomercio.pe/ 
Publicar un comentario

Avisos de interés